¿Cómo se encuentra pareja hoy en día? – Internet y redes sociales

La timidez es algo que está incrementando en las personas durante estos últimos años. La principal causa de esto es que herramientas como WhatsApp incitan a usar el mensaje instantáneo en vez de la llamada, pues los interlocutores se sienten más seguros hablando por chat que hablando en directo, además de que la llamada supone un gasto adicional.

Aprovechando esta moda, muchas empresas se han hecho hueco en internet, posibilitando encontrar amigos y parejas online mediante plataformas como pueden ser las redes sociales.

Badoo

Posiblemente la web más famosa para encontrar pareja, conocida tanto por gente joven como adolescente. Además de poder ligar con personas de cualquier sexo, lugar, edad o gustos, también te da la posibilidad de entablar simples relaciones amistosas con usuarios que te caigan bien y tenga gustos parecidos a los tuyos. Esto favorece mucho la comunicación entre los miembros y permite un abanico más amplio de usuarios, ya que la plataforma puede ir destinada también a personas casadas o prometidas.

Dentro de Badoo dispones de un vistoso chat en el que podrás hablar en directo con cualquier amigo, además de ver en su perfil sus fotografías más íntimas o los intereses y preferencias de dicha persona, entre otros.

También encontraremos varias pestañas que nos facilitarán el proceso de búsqueda:

  • Gente cerca, la cual filtra a las personas según su residencia. Esto nos permitirá poder quedar en persona con aquellos usuarios que encontremos atractivos.
  • Encuentros: se trata de un juego online con el que podrás jugar a simular encuentros dentro de la página web.
  • Mensajes: nos notifica de nuevos mensajes privados o mensajes mediante el chat online.
  • Perfil: tendremos acceso a nuestra información como usuario: fotografías, intereses, edad u otros datos que puedan ser de interés para personas que busquen pareja o amigos.

Existe un plan Premium por el que deberás pagar una cuota mensual, aunque los beneficios que esto te otorga son mínimos y una cuenta normal gratuita te será más que suficiente para satisfacer tu búsqueda de personas afines a ti.

badoo

eDarling

Su éxito y los grandes beneficios de la empresa han posibilitado el salto a las pantallas de nuestras casas, con un anuncio altamente vendedor que incita al usuario a registrarse en su página web para encontrar la pareja ideal que todo chico o chica desea tener.

Second Life

Los videojuegos también han entrado en este mundo y Second Life es la prueba perfecta de ello. Tendrás la posibilidad de interactuar con otros jugadores, e incluso tener tu propio trabajo. Por consiguiente, esto convierte a Second Life no solo en un sitio donde poder encontrar pareja, sino en una segunda vida. De ahí su nombre.

Redes sociales

Esas cuatro plataformas pueden ayudarte a encontrar pareja porque están más centradas en ello, pero no puedes olvidar tampoco estar presente en Facebook o Twitter, ya que muchas de las personas con las que contactes querrán ver tu perfil de dichas redes sociales y, además, puede convertirse en otra fuente para encontrar personas.

Como vemos, Internet abre las puertas a que las personas puedan conseguir entablar relaciones de forma más sencilla y rápida, aunque esto suponga otros problemas como la posibilidad de engañar (pues solo se muestran textos).
Ahora solo hace falta actuar, así que muestra tus dotes para seducir y demuestra que nadie puede resistirse a ti.

Inseminación Artificial – ¿Es realmente algo nuevo?

Lejos de lo que suele creerse, la inseminacion artificial no es tan moderna como podría pensarse a priori. De hecho, los propios sumerios hacían uso de una técnica de inseminación artificial para su ganado. Evidentemente, era una técnica rudimentaria, pero ahí puede localizarse el primer intento de inseminación artificial.

Hubo que esperar hasta 1780, más o menos, para que se comprendiera cuál era el mecanismo de la concepción, y se utilizase en peces, anfibios e incluso mamíferos, como los perros. Pocos años después, en 1790, se llevó a cabo la primera inseminación artificial en humanos que se conoce.

La inseminación artificial a lo largo del tiempo

Desde ese día de 1790 en el que se realizó la primera inseminación artificial, hasta la actualidad, el proceso ha pasado por muchos momentos históricos que le han permitido ser lo que hoy conocemos. En 1949 se descubrieron técnicas mucho más eficaces de congelación y descongelación del semen, en 1950 se empezaron a utilizar antibióticos para prevenir enfermedades venéreas, y en los 70 y 80 se mejoraron las técnicas de recolección de semen.

Sabida ya cuál fue la evolución de la inseminación artificial, cabe señalar la diferenciación entre inseminación artificial con semen de la pareja, e inseminación artificial con semen de donante.

En la primera, es la pareja de la mujer quien dona el semen, y se suele utilizar en aquellos casos en los que existe una dificultad para tener hijos que no está relacionada con la infertilidad del semen. Por ejemplo, por imposibilidad de que el semen llegue al útero mediante una relación sexual.

inseminacion artificial

En la segunda, la mujer recibe el semen de un tercero, el cual había sido almacenado en un banco de esperma (existe toda una industria en torno a la inseminación artificial).

A esta técnica suelen recurrir aquellas parejas donde está presente la infertilidad del varón. Sin embargo, también es frecuente su utilización cuando existe riesgo de transmisión de una enfermedad hereditaria, y, en los últimos años, está creciendo, también, el número de parejas homosexuales que recurren a esta técnica.

Como dato adicional, cabe señalar que la industria de la inseminación artificial se está extendiendo de una forma muy diversificada, existiendo, incluso, bancos de esperma que únicamente aceptan donantes con un coeficiente intelectual superior a la media, o que sólo aceptan donantes de una determinada raza.

Como ves, la evolución de la inseminación artificial no se ha producido en apenas 50 años, como se suele creer, sino que es una práctica conocida desde hace mucho tiempo. Sin embargo, sí es cierto que, en los últimos años, se han dado los avances más importantes en este campo médico.

¿Está encarando bien España el debate soberanista de Cataluña?

Hace unos días discutía esto en una comida familiar (sí, pese a que la política amarga las comidas, solemos discutir de política en la mesa), y pude oír opiniones de todo tipo. Antes de entrar en materia, cabe señalar que somos una familia de origen andaluz que vive en Cataluña, donde los dos hijos han nacido en Cataluña, pero los padres no. Es decir, una familia típica en determinadas zonas de Cataluña.

Hoja de ruta, frente a enroque

Esto es lo que yo percibo desde hace mucho tiempo, y lo que acabamos discutiendo en la comida. Y es que lo que se percibe en Cataluña por una gran parte de la población, es que el gobierno de la Generalitat, tiene, cuanto menos, una hoja de ruta diseñada, mientras que la posición del Gobierno Central es totalmente distante al problema, como si no existiera, o no fuese importante.

Pero, ¿a qué me refiero con hoja de ruta y enroque? Por un lado, con hoja de ruta, me estoy refiriendo a un plan diseñado con el fin de alcanzar un objetivo, y que en Cataluña puede verse que existe. Las negativas al diálogo y las actuaciones del Tribunal Constitucional, lejos de ser algo que frene las aspiraciones soberanistas, son algo de esperar, y, en mi opinión, lo que se está buscando desde la Generalitat es agotar todas las vías de diálogo en España, para después poder acudir a instancias superiores.

Por otro lado, con enroque me refiero a la actitud de negación o desestimación del problema. Y aquí quiero citar algunos de los comentarios más habituales que pueden oírse y leerse en los últimos tiempos, tales como “no existe problema“, “es un asunto político, en la calle no existe el problema“, o “no hay que hacer nada, porque lo que quiere hacer Cataluña es ilegal, y, por lo tanto, no vale la pena ni tan siquiera moverse“.

debate soberanista catalunya

Pero lo cierto es que, problema o no, la realidad es que sí existen unas pretensiones soberanistas en el territorio catalán, sean de una mayoría o no, y negar la evidencia, aunque sea una tendencia muy común en España (en toda España, incluyendo Cataluña), no es una buena estrategia para abordar problemas de Estado.

Por otro lado, que el asunto no genere conflictos entre la ciudadanía (lo cual es discutible en algunos aspectos, pero, de forma general, podemos aceptar que es cierto), no implica que no haya una opinión polarizada sobre el tema. Lo único que indica es que la población tiene más madurez que los políticos que están manejando el asunto.

Por último, señalar que no hay que hacer nada porque lo que quiere hacerse es ilegal, y que el problema desaparecerá por sí solo, es, cuanto menos, una actitud cobarde, amén de poco efectiva. Ejemplos en la historia de ilegalidades que se han convertido en el punto de partida de grandes proyectos políticos, los hay a raudales. Esconder la cabeza bajo tierra no es un buen plan, es más bien una carencia de plan.

Así que, pese a que no convencí a nadie durante la comida, estas son mis opiniones sobre el tema. ¿Mi opinión acerca de lo que deberían hacer los responsables políticos? Sentarse en una mesa, enseñar las cartas, y hablar sin tapujos de lo que se quiere hacer. Y es que, aunque resulte difícil de entender a algunas mentes primitivas que pululan tanto por Cataluña como por el resto de España, es mejor estar separados llevándonos bien, que estar juntos llevándonos mal. Quién sabe, quizás hablando, podamos incluso estar juntos, llevándonos bien.

Sobre pelotas de goma, Merkel, y los emigrantes españoles

Últimamente vemos muchas noticias que relacionan inmigración, negros y moros, y agua (y cuando hablo de negros y moros, no le quepa duda al lector de que lo hago desde profundas convicciones antirracistas). Sin embargo, hoy leo en la prensa una nueva noticia: Alemania expulsará a los inmigrantes europeos que lleven seis meses sin trabajo.

España, el quiero y no puedo

Y es que, en mi opinión, España no es más que un constante quiero y no puedo. Quiero y no puedo ser una potencia. Quiero y no puedo dar de comer a mis ciudadanos. Quiero y no puedo garantizar el acceso a los servicios sociales básicos. Quiero y no puedo contar con una buena política antiinmigración.

Y no es que quiera y no pueda contar con una buena política anti inmigración por la zona geográfica en la que se encuentra, que también. Sino porque no se puede ser duro en materia de inmigración, cuando un porcentaje tan elevado de tu población es emigrante.

Y aquí podría anotar algunas cuestiones y opiniones propias sobre la inmigración, tal como que es necesario realizar una política conjunta con el resto de Europa para tratar este tema, o que gran parte de la culpa de la inmigración en este país la tienen los propios ciudadanos. Sin embargo, eso no es lo importante. Lo importante es señalar que cuando obligas a tus ciudadanos a irse de tu país, no tienes ninguna legitimidad moral para impedir el acceso a ciudadanos de otros países que también han sido obligados a irse.

inmigrantes alemania

Ahora Merkel amenaza con echarnos de Alemania. Nosotros echamos balones fuera, y, en lugar de generar puestos de trabajo para los graduados universitarios que actualmente están en Alemania y que tendrán que estar de vuelta ante esta política, tratamos de expulsar a los inmigrantes que llegan a nuestro país con el objetivo de que, con suerte, nuestros graduados puedan ocupar los puestos que habrían sido ocupados por los inmigrantes, es decir, los más precarios.

Y así es como desde el quiero y no puedo contar con una buena política anti inmigración, llegamos al quiero y no puedo dar a los ciudadanos un puesto de trabajo digno. Queremos que nuestros biólogos, químicos y periodistas sean referencia en el mundo entero, pero no podemos más que ponerlos a trabajar en una cadena de producción de motores de lavadora.

Y si ni a eso pueden acceder nuestros graduados, tranquilos: siempre se le podrá echar la culpa a la inmigración, que copa esos puestos de trabajo.

Mientras tanto, seguimos poniendo cuchillas en las vallas fronterizas, y disparando pelotas de goma a los inmigrantes que llegan a nado hasta nuestras costas. Olvidando que España fue, es, y será mientras se mantenga esta actitud de quiero y no puedo, un país de emigrantes. 

Aborto o cómo viajar 30 años atrás en el tiempo

No, no es que se haya encontrado la fórmula o inventado la máquina que permita los viajes en el tiempo. Sin embargo, el título es bastante ilustrativo, ya que actualmente estamos presenciando la aparición de medidas políticas que nos hacen retroceder en el tiempo hasta aquellos días en que las mujeres, para abortar, tenían que recurrir a clínicas clandestinas o, en el mejor de los casos, viajar a países donde el aborto no fuera pecado.

Abortar o no, esa NO es la cuestión

Al menos, no lo es en política. Quizá podríamos discutir sobre si abortar es justo o no, sobre si es lógico o no en un sentido natural, sobre si es o no es un genocidio, como algunos políticos han dicho, etc. Podríamos discutir de todo ello en un marco teórico, pero, en la práctica, lo cierto es que el aborto es una realidad, y tratar de obviar este elemento en el debate, es un error.

aborto si o no

Cabe destacar, no obstante, que el PP se presentaba a las elecciones con este punto en su programa electoral. El porqué de que este punto sea el único que han decidido cumplir, tampoco es el tema que nos ocupa, pero está bien señalarlo. Asimismo, la reflexión que traigo tampoco versa sobre por qué el Ministro Gallardón se complacía al afirmar que esta medida “devolvía la ley del aborto al año 1978“.

La reflexión y el debate de hoy no deben versar sobre lo anteriormente citado, porque es absolutamente irrelevante. La reflexión de hoy versa sobre algo importante: el ahora, la realidad.

Y la realidad y el ahora nos enseñan que las mujeres abortan, y que lo van a seguir haciendo, sea o no sea delito. Desde luego que el gobierno se contentará al mostrar datos acerca de cómo han disminuido el número de abortos. Pero esa cifras no serán reales. Deberían recoger las cifras de las clínicas clandestinas o las clínicas de Portugal o Inglaterra. Quizá, con esas cifras, podríamos hacernos una mejor idea de cuán efectiva es la ley del aborto.

Ése es el debate que nos debe ocupar: ¿Queremos que las mujeres españoles aborten con toda la seguridad médica, o queremos que se pongan en manos de carniceros sin ningún tipo de control institucional?

Y luego dirán que lo hacen porque les preocupa la seguridad ciudadana, y porque no permitir un nacimiento, es un asesinato. Sin embargo, para condenar a las mujeres, libres, adultas y con voluntad, a tener que acudir a clínicas de más que dudosa especialidad, no parece importarles la seguridad ciudadana.

Ése y no otro es el debate que nos ocupa. El debate acerca de si queremos poner en riesgo la vida de las mujeres, o no. Discutir acerca de si el aborto es un asesinato, sobre si un feto es una nueva vida desde el momento de la concepción o del parto, o de si una mujer tiene derecho o no a abortar, entran dentro del plano teórico, no práctico.